19 de Enero de 2021
 Enero  Febr.
 
19/01/2021 10:14
Juan Carlos Holgado: "Cuando uno sube al podio es algo indescriptible"

IMPRIMIR
Juan Carlos Holgado 
Dierdorf (Alemania). 16/04/1968 
Tiro con Arco
 
Buenos días, Juan Carlos, ¿cómo estás? En Barcelona 1992 te colgaste la medalla de oro por equipos junto a Antonio Vázquez Mejido y Alfonso Menéndez Vallín. ¿Cómo recuerdas aquel momento? ¿Qué sentiste cuando te viste en lo más alto del podio? 

Cuando uno sube al podio es algo indescriptible. Es un cúmulo de sensaciones, de recuerdos, de emociones, de terminar la competición con tanto estrés y tanto trabajo de concentración. Y liberarte en ese momento es una sensación única e irrepetible y merece la pena todo el esfuerzo que se hace para llegar a ese nivel.  

Barcelona 1992 fue tu segunda experiencia en unos Juegos Olímpicos, ¿cómo viviste la primera, la de Seúl 1988? ¿Qué supuso para ti formar parte del Equipo Olímpico Español?  

Los primeros Juegos Olímpicos son un sueño. Todo deportista que trabaja en una modalidad olímpica y que quiere llegar a unos Juegos, cuando consigue llegar a sus primeros Juegos Olímpicos es un objetivo realizado y un sueño hecho realidad. Mi sueño cuando me inicié en el deporte era ir a un país asiático e ir a unos Juegos Olímpicos y los dos sueños los realicé en Seúl 88. Fueron unos Juegos muy bonitos, estupendos de organización, que cada momento era un sueño vivido y fue una buena experiencia para prepararme para un buen resultado en Barcelona 1992. Para mí fue una experiencia muy positiva.  

¿Qué momento de tu carrera deportiva recuerdas con más cariño? 

Hay muchos momentos. He estado en el tiro con arco profesional siete años de atleta, otros seis como amateur, como entrenador profesional otros siete años... La verdad que desde los nueve años siempre he estado haciendo deporte y si tuviera que quedarme con uno, yo creo que uno de los mejores momentos fue cuando conseguí la beca en la Residencia Blume, en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid que supuso mi primer sueño realizado. El llegar a donde están los mejores deportistas de España a entrenar de manera profesional y cambiar ese trabajo amateur que tenía en mi ciudad, en Cáceres, por un sitio más profesional y preparado en Madrid fue el primer buen recuerdo de satisfacción en mi carrera deportiva. Luego hubo muchos otros, pero ese lo recuerdo de manera especial. 

Si tuvieras que empezar de nuevo tu carrera deportiva, ¿lo harías? ¿Cambiarías algo? 

He tenido mucha suerte. Me arrepiento muy poco de lo que he hecho y no cambiaría absolutamente nada. Lógicamente hubo muchas dificultades, muchos problemas a resolver, retos a trabajar, pero no cambiaría absolutamente nada. Para mí, mi carrera ha sido idílica, ha sido un cúmulo de sensaciones, de trabajos positivos, de experiencias positivas y de aprendizaje de la vida. Por lo tanto, la respuesta es no. No cambiaría nada.



Además, de en Seúl 1988 y Barcelona 1992 como deportista, también estuviste en los Juegos de Atlanta 1996 y Sídney 2000 como entrenador, en los de Atenas 2004 como organizador y en los de Pekín 2008, Londres 2012 y Rio 2016 como delegado técnico. Imaginamos que son experiencias totalmente diferentes, ¿en qué faceta has disfrutado más tu presencia en los Juegos Olímpicos?   

Estar en unos Juegos como atleta no tiene nada que ver con estar en unos Juegos como entrenador y, por supuesto, no tiene nada que ver con estar en unos Juegos como organizador o como delegado técnico de la federación internacional. Yo he tenido la suerte de pasar por todas las etapas. Solo me falta estar como espectador en unos Juegos Olímpicos. ¿El más satisfactorio? Yo diría que en todos he conseguido la satisfacción. Obviamente la experiencia como atleta ganando una medalla de oro, en tu país es lo máximo, pero también organizar unos Juegos en los cuales tu deporte ha sido salvado de esa criba que se hizo en 2004 de algunos deportes olímpicos y ser parte de esa supervivencia de tu deporte en unos Juegos Olímpicos es una gran satisfacción. Organizar unos Juegos como delegado técnico como en Rio 2016 con muchas dificultades y muchos retos y terminar la prueba de tiro con arco con mucho éxito, también fue una gran satisfacción personal. En cada etapa he conseguido mi satisfacción personal y una alegría enorme de estar involucrado, pero lógicamente la de atleta, subiendo al podio, es la que más destaca entre todas ellas.  

Eres un apasionado del tiro con arco. Desde que te retiraste como deportista no has dejado de trabajar por este deporte. ¿Cómo y por qué comenzaste a practicar esta modalidad? ¿Qué te llevó a enamorarte de ella? 

De pequeño, a los nueve años, hacía un poco de todo, fútbol, baloncesto... y tiro con arco porque mi padre era arquero amateur. Los fines de semana nos íbamos a practicar al campo que estaba fuera de la ciudad y me aficioné a este deporte individual, porque todos los demás eran de equipo, y empecé a hacerlo bien, a obtener resultados, a ganar pruebas, a ser un talento que salió de Cáceres y me enganchó el tiro con arco. Es un deporte que para mejorar tienes que conocerte mucho a ti mismo, tienes que aceptar tus miedos y tus dudas y trabajar en ellos. Como deporte individual es el que más me ha ayudado a conocerme y saber qué es lo que tengo que trabajar. Así que a los nueve años empecé con esto, me enamoré a los trece o catorce y a los dieciséis ya estaba entrenando tres o cuatro horas diarias.  

Eres licenciado en Educación Física y Deporte y tienes un máster en Gestión y Administración en el deporte. ¿Compaginaste los estudios con tu carrera deportiva o fue una vez concluida esta cuando decidiste formarte y seguir vinculado al mundo del deporte? 

Soy licenciado, he hecho un máster y diferentes cursos, me he estado formando y siempre ha sido paralelo a mi carrera deportiva. Tenía muy claro desde pequeño, y mis padres me lo inculcaron, que había que formarse como persona además de formarse como atleta. Mi sueño era ser profesional de tiro con arco, y pude serlo. De hecho, fui el primer español que pudo vivir de esto del tiro con arco, pero a la vez tenía muy claro que, para mejorar como arquero, para ser mejor competir, para ser mejor como persona y para tener un futuro más próspero, la formación era importante. Tuve la suerte de estar en la Residencia Blume, en la cual era más fácil compaginar los entrenamientos y los estudios. Por supuesto, que había momentos en los que era más complicado, pero era cuestión de organizarse. Había temporadas en las que el deporte era prioridad, sin abandonar los estudios, y otras en las que la prioridad eran los estudios y el deporte estaba a otro nivel. Si uno se organiza bien se compagina y yo aconsejo a todo deportista que nunca deje de formarse porque en el futuro se necesita no solo los títulos, sino también el conocimiento para tomar las decisiones correctas.  

Eres el director del Centro de Excelencia de World Archery en Lausana. ¿En qué consiste tu día a día? 

Mi labor como director en el Centro de Excelencia Mundial de tiro con arco aquí en Lausana es, como su nombre indica, dirigir el centro. Eso quiere decir que tengo un staff (diez personas) trabajando aquí en el centro y desde la formación de cada uno de ellos, hasta ayudarles a mejorar su rendimiento, a planificar las actividades, manejar los presupuestos, tomar decisiones estratégicas y qué actividades vamos a hacer y dirigir una instalación deportiva es mi mayor función y a lo que me dedico todo el tiempo. Aparte de eso tengo la suerte de que en ocasiones puedo ayudar a atletas con entrenamientos, les doy consejos, hago charlas de motivación y dirijo un poco más la actividad de la pista. Pero, por desgracia, el trabajo casi siempre es en oficina y a veces tengo la suerte de bajar a la pista.  



Impartes seminarios y talleres, tratas de ayudar a todo el mundo dentro del tiro con arco, compartes tu experiencia mediante discursos de liderazgo y motivación. ¿De dónde nace ese afán por ayudar a los demás? 

Ese afán nace porque yo me formé como deportista en Cáceres, una ciudad hermosa, linda, pero pequeña, en los años 80-90 cuando no había internet, no había muchos manuales de tiro con arco y desde muy pequeño siempre tuve el ansia de aprender lo que había que hacer para disparar mejor, para competir mejor. Y esa ansia de saber que estás en un sitio donde no hay tanta información, donde no hay tantas referencias e intentar buscarlas exteriormente me ha hecho intentar aprender en cualquier ámbito de la vida en el que estuviera. Después hay que devolver lo que uno recibe y en el momento en el que tuve esa oportunidad, dado que el tiro con arco era profesional para mí y tenía tiempo, tenía formación académica y pude viajar por el mundo adquiriendo conocimientos, me vi obligado a compartir. Desde siempre he intentado ayudar al que está a mi lado y pasarle esos conocimientos. Creo mucho en que uno mejora cuando se intercambian conocimientos y es por lo que en todo momento he estado ayudando, colaborando, cooperando o compartiendo conocimientos, porque creo que es lo que todo el mundo debe hacer cuando tiene la oportunidad de hacerlo.  

¿Cómo ves el tiro con arco español de cara a Tokio 2020? 

El tiro con arco en España ha evolucionado mucho desde que terminamos los pioneros en 1992. Hay una estructura mucho más organizada, el equipo nacional está mejor preparado, en el sentido que tiene más medios de los que tuvimos nosotros. Hubo un bache después de 1992, pero hoy ya está resuelto. Hay mucho talento y hay buenas instalaciones. Creo que el resultado en Tokio puede ser bueno, pero es un año atípico por el COVID, la falta de competiciones y todo el mundo de la alta competición deportiva está un poco despistado. Creo que lo único cierto es que Rafa Nadal va a ganar Rolad Garros, el resto es un poco lotería. Yo creo que los arqueros españoles van a estar bien preparados, otra cosa es que cuando llegue el momento de Tokio 2020 les falte algo de experiencia en competiciones, pero a mí me gusta ser positivo y creo que España en tiro con arco puede hacer un gran papel en Tokio.   

La última. ¿Cuál es el sueño de Juan Carlos Holgado? 

¿Mi sueño? Jubilarme, retirarme (ríe). Tengo mucha fortuna porque he tenido seis sueños en mi vida y cinco se han realizado ya. No me quedan muchos más por realizar. Así que yo creo que mi sueño es seguir viviendo como vivo con salud, con alegría y pudiendo disfrutar de lo que hago en cada momento. Uno a cierta edad ya empieza a pensar en los años que le quedan para jubilarse y me gustaría llegar a esa edad con salud, con alegría y con ganas de hacer muchas cosas. Por lo tanto, mi sueño es continuar como voy porque por suerte he podido vivir mucho de mis sueños hasta ahora.

Puedes ver el vídeo aquí https://youtu.be/1iQLsOY0aTQ
 





 


 

 
Twitter Oficial del COE Facebook Oficial del COE
La tienda de Tecnología de la Información y la Comunicación del COE Oficina de Atención al Deportista
FOJE Utrecht 2013 JJMM Mersin 2013
JJOO de Invierno Sochi 2014 Madrid 2020. Ciudad Candidata
Comité Olímpico Internacional Asociación de Comités Olímpicos Nacionales
Comités Olímpicos Europeos Comité Internacional de los Juegos Mediterraneos