9 de Marzo de 2018
 Enero  Febr.  Marzo  Abr.  Mayo  Junio  Jul.  Agos.  Sept.  Oct.  Nov.  Dic.
 
09/03/2018 11:29
Conrado Durántez publica una investigación histórica desmontando el "mito olímpico" de Teodosio

IMPRIMIR

El jueves 8 de marzo se presentó en la sede del Comité Olímpico Español (COE) contando con la presencia de su presidente, Alejandro Blanco, una nueva publicación de Conrado Durántez que lleva por título: “El Emperador Teodosio I El Grande y los Juegos de Olimpia”.

Con esta ardua investigación histórica, el presidente de la Real Academia Olímpica Española (RAOE) desmonta la teoría comúnmente sostenida de que fuera este emperador el responsable de haber puesto punto final a los Juegos Olímpicos de la Antigüedad. Además, en el libro se explican los verdaderos motivos del fin de los juegos, así como el origen de esta histórica confusión.

Hemos charlado con el autor sobre esta nueva investigación dentro de su extensa bibliografía olímpica:

¿Quién fue Teodosio I el Grande y por qué es el protagonista de su investigación?

Conrado Durántez: Teodosio I fue un emperador romano, de los tres que tuvo Hispania (junto a Adriano y Trajano) y es notorio en el libro puesto que, según figura en el 99% de la bibliografía del mundo, es quien suprimió los Juegos Olímpicos de la Antigüedad. Partiendo de este concepto, al leer el “Rapport” de los Juegos de París 1924, un tal Georges Bourdon (que hace la introducción histórica) se ensaña con el tema hispánico hablando de que fanáticos españoles suprimieron los juegos y crearon la inquisición. Esto me pareció tan lamentable y vergonzoso que, dado mi desconocimiento del tema, me dedique a investigarlo durante los últimos 22 años y a buscar el famoso edicto del 392.

Ha sido, por tanto, una investigación complicada, además de larga…


Conrado Durántez: No ha sido complicada, ha sido complicadísima. He escrito ya muchos libros y todos han sido “fáciles” en cuanto a la investigación histórica que requerían, pero este ha sido complicadísimo porque de Teodosio I, encontrar las fuentes primarias, ha sido un arduo y laborioso proceso. Tuve que acudir a Roma, donde una buena amiga, Ángela Teja (Catedrática de la Universidad de Roma) me facilitó el edicto en latín. Entonces busqué a una catedrática de la Universidad Autónoma de Madrid, María Jesús Bazaco Belmonte, quien me ayudó con la traducción. Para mi sorpresa, el edicto no dice nada de los juegos. Únicamente habla de ritos religiosos privados. Entonces, ¿cómo es posible que se le atribuya a Teodosio el fin de los juegos?

Decidí entonces encaminar mi investigación hacia algo que había escuchado de boca de Kleanthis Palaiologos, vicepresidente en su día de la Academia Olímpica Internacional, quien atribuía en sus conferencias a dos historiadores griegos “Kedrinos y Zonaras” la relación de Teodosio con los juegos. Finalmente, resulto que el tal Kedrinos era Jorge Cedreno (Georgios Kedrenos), un personaje desconocido para mí pero que es quien afirma que Teodosio I suprimió los juegos. Una vez encuentro el texto original de Cedreno (en griego), mi buen amigo Fernando García Romero me facilita la traducción encontrando por fin el gazapo.

Cedreno, un fraile que escribió una crónica desde el inicio de la humanidad hasta sus días, era gente de buena intención, pero muy poco riguroso, y “malintenciona” contra el judaísmo diciendo que los juegos nacen en la época de Manasés, Rey de Judá, y realmente cuando Manasés vive los juegos ya hace más un siglo que existían. Además, confunde a Teodosio I con su nieto, Teodosio II (hijo de Arcadio) que fue autor del Codex Theodosianus y que sí dio disposiciones muy duras contra todos los ritos paganos y contra Olimpia (cuyo templo mandó quemar y llevar la estatua de Zeus a Constantinopla). Este era pues el error histórico.

¿Y cuál fue el origen de esta confusión entre abuelo y nieto?

Conrado Durántez: Pues es curioso porque hasta en los testimonios numismáticos pone simplemente Theodosius Dominum Nostrum tanto para abuelo como para nieto por lo que es fácil que lleve a confusión.

Además, como Teodosio I fue un “campeón contra el paganismo” a través del edicto que prohibía las ceremonias paganas era fácil decir, como dijeron muchos, que también una ceremonia pagana eran los Juegos de Olimpia, pero curiosamente, en esa época él era Emperador de Oriente mientras que Olimpia pertenecía a Occidente, cuando además ambos imperios estaban enfrentados por cuestiones familiares por lo que era imposible pensar que una disposición de Oriente se aplicara en Occidente.

Finalmente, la tercera circunstancia curiosa es que los juegos siguieron en Antioquía hasta cerca del siglo V y algunos hasta el siglo VI. Entonces, cómo le han atribuido a Teodosio I la supresión de los juegos es algo que no acabo de entender, pero ha sido una madeja complicadísima hasta llegar al final que es una solución simple.



Entonces, ¿cuál fue la verdadera causa del fin de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad?

Conrado Durántez: La verdadera causa empieza ya en el siglo IV cuando comienza una agonía de los juegos hasta que terminan cuando no eran ni ya ni juegos…

Yo siempre pongo el mismo ejemplo, si ahora desapareciese el Comité Olímpico Internacional y no hubiera equipos nacionales, seguiría habiendo atletas con sus correspondientes marcas. Entonces el Sr. Trump (u otro) paga unos juegos, vienen todos los atletas y se hacen unos “juegos” … Pero ¿son eso juegos olímpicos? ...Pues algo similar sucedía en la antigüedad.

Hay una lista de los campeones olímpicos de la antigüedad que está hecha en el año 1957 en la Academia Nazionale dei Lincei por Luigi Moretti. Es una lista completísima apoyada en testimonios epigráficos y numismáticos. En esta lista rigurosa, 70 años antes de nacer Teodosio I, ya no consta que hubiera juegos en Olimpia. Después hay intermedios de 20 o 30 años, en los que esporádicamente aparece un campeón, lo cual quiere decir que esas intermitencias son debidas a la progresiva desaparición de los Helladonicas o jueces de las competiciones, de las propias polis conquistadas por Roma o la sustitución de la Ekecheiria o Tregua Sagrada por la Pax Romana. Entonces, los atletas pasan de pertenecer a las polis a constituirse en “sindicatos de atletas” que compiten por su exclusivo beneficio. Podemos preguntarnos, ¿eran esos aún juegos? Un italiano, Miscardi, en una tesis doctoral afirma que fue una: “caduta sensa rumore” (caída sin ruido), ¿cuándo? No lo sabemos con certeza.

Por tanto, no fue un español quien terminó con los juegos…


Conrado Durántez: Con esta investigación he intentado defender un poco a nuestra querida España y a los españoles que hemos sido los muñecos del “pim pam pum”. La animosidad histórica de esta confusión no es baladí ya que, como ya señalé, en el rapport de los Juegos de París en 1924 se afirma y cito: “En el 394 D.C. un Español - con E mayúscula - , fanático, el emperador Teodosio I, rabioso de furor contra el atletismo que procura la belleza corporal y, en conjunto, contra el helenismo que significa razón y libre examen, publica un edicto que prohíbe la celebración de los juegos, dejando caer sobre Olimpia la losa de plomo del olvido […] Desde el día en que el fanatismo de un español proveniente de un país que había de engendrar la inquisición arrojó sobre Olimpia la lápida sepulcral, al instante en el que la iniciativa francesa retomó en Atenas transformada los juegos olvidados, 1503 tres años han pasado sobre un mundo en renovación”.

Y es que la inquisición la inventaron los franceses pues apareció en el Languedoc y después España la aplicó (como muchos otros países) pero encima tenemos que soportar dos muertos (que no nos corresponden) en un mismo texto.

 





 


 

 
Twitter Oficial del COE Facebook Oficial del COE
La tienda de Tecnología de la Información y la Comunicación del COE Oficina de Atención al Deportista
FOJE Utrecht 2013 JJMM Mersin 2013
JJOO de Invierno Sochi 2014 Madrid 2020. Ciudad Candidata
Comité Olímpico Internacional Asociación de Comités Olímpicos Nacionales
Comités Olímpicos Europeos Comité Internacional de los Juegos Mediterraneos